tarima multicapa

La Tarima Multicapa: Qué es y Por Qué es una Gran Opción

Las tarimas de madera son un elemento decorativo de gran presencia con una demanda cada vez mayor. La aparición de opciones sintéticas a precios relativamente bajos han extendido su uso, y las instalaciones flotantes simplificado su instalación. Como punto intermedio entre un suelo de madera natural y uno sintético se encuentran las tarimas multicapa, un tipo de tarima que coge lo mejor de ambos mundos.

¿Qué es la tarima multicapa y en que se diferencia del suelo laminado?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que estamos hablando de dos materiales diferentes, aunque con algunos elementos comunes. Ambos están formados por varias capas, y aunque algunas puedes ser iguales o similares no todas lo son.

La principal diferencia la encontramos en la capa externa, la que queda visible tras la instalación. En los suelos laminados esta es en esencia sintética, es decir, papel fotográfico y melaminas. En la tarima multicapa está formada por una chapa de madera natural. Lo normal es que esta venga ya barnizada, si no fuera así, es necesaria la aplicación de algún acabado.

Es en el interior donde es podemos encontrar más similitudes. Tradicionalmente la tarima multicapa también estaba formada en su interior por capas de madera natural, normalmente de especies de menor coste que la capa superior. Sin embargo hoy en día es posible encontrarlos con secciones en hdf (tablero de fibras de alta densidad). Con este se mejoran las prestaciones de la tarima, aportando estabilidad dimensional y mayor resistencia a la humedad. La capa que queda en contacto con el subsuelo si que sigue siendo en madera maciza.

Los laminados no utilizan madera natural, sino directamente tableros de fibras.

Las ventajas de las tarimas multicapas son por un lado estéticas. Las melaminas por muy realistas que sean no dejan de ser imitaciones. Y por otro lado la posibilidad de pequeñas reparaciones. En función del espesor de la chapa natural exterior se puede realizar uno o dos acuchillados.

Instalación de la tarima multicapa

Con mayor frecuencia podemos hablar de tarima flotante multicapa, es decir, no está fija al suelo, es flotante. Para estos casos la instalación es similar a la de los suelos laminados: Se nivela el suelo en caso de que sea necesario, se coloca el aislante, y luego se van encajando las lamas. Tanto la instalación como la sustitución es en este caso sencilla.

También es posible utilizar adhesivos para fijar la tarima al suelo. Frente a la tarima flotante multicapa esta instalación es fija y más compleja, aunque por otro lado da mayor estabilidad al conjunto.

Siempre es recomendable recurrir a profesionales para conseguir un excelente resultado. En el segundo caso es indispensable.

Mantenimiento

Este tipo de tarimas tiene un mantenimiento sencillo. Bastará con pasar la mopa para limpiar la superficie, y periódicamente utilizar una fregona bien escurrida. Cuando usemos la fregona debemos evitar el uso de productos abrasivos no recomendados para suelos de madera. Lo mejor es leer las instrucciones del fabricante tanto de la tarima como del barniz si ya lo hemos acuchillado en alguna ocasión.

Como sucede con la madera y todos sus productos derivados la humedad puede dañarlos. No quiere decir que un día no se puedan mojar o no les caiga algo de agua. Los problemas los encontraríamos si permanentemente está en contacto con agua o hay algún tipo de inundación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *