Los Balcones Canarios: Imágenes, Materiales e Historia

Dentro de la arquitectura tradicional canaria existe un elemento que destaca sobre los demás, los balcones canarios. Este elemento arquitectónico, presente en las islas desde los primeros momentos tras la conquista, se ha popularizado hasta el punto de convertirse en una seña de identidad de Canarias, al igual que el Teide o una de nuestras playas, algo que atestigua cualquier guía turística o postal de nuestros pueblos o ciudades.

De influencia claramente andaluza y portuguesa, el balcón canario se encuentra presente en las 7 islas con pocas diferencias entre ellas. Sin embargo si queremos admirar algunos de los mejores ejemplos debemos acudir a los municipios donde se encuentran las mayores casonas señoriales: La Laguna y La Orotava en Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Teror o Santa Cruz de la Palma entre otros. No debemos olvidar, que aunque podemos encontrar balcones canarios en casas muy humildes, este es un símbolo de estatus. Sus dimensiones, la riqueza de sus formas y tallas o los materiales usados para su construcción eran un claro exponente del estrato social en el que se encontraba el propietario.

Diseño de los balcones y patios canarios

La función de este tipo de balcones, al igual que en el sur de la península, es la de favorecer la ventilación y la sombra dentro de casa. En los casos en los que las construcciones son lo suficientemente grandes como para albergar patios interiores es frecuente encontrar balcones rodeando estos patios o formando galerías y no solo en las fachadas de las casas.

Se encuentran normalmente en los pisos altos, ya que los bajos se utilizaban como lonja o almacén mientras que eran los altos los dedicados a la vivienda. Sobresalen de la fachada y se accede a través de la casa, a diferencia de lo que sucede en algunos sitios del norte de España donde se habilita una escalera exterior. Si bien lo más frecuente es encontrarlos abiertos y cubiertos por un pequeño tejado a modo de continuación o faldón del tejado principal de la casa tampoco es raro encontrarlos cerrados con cristaleras o celosías de madera. En cuanto a la talla de la madera las diferencias son importantes, desde los acabados más bastos y simples de las casas más humildes hasta auténticas obras de arte talladas en madera.

Materiales

De manera tradicional la madera utilizada para la fabricación de balcones canarios es la que se podía encontrar en las islas y que ofrecía la resistencia adecuada, tea proveniente del pino canario. Se trata de una madera muy densa, con bastante resina y dura de trabajar, pero con un gran comportamiento en exteriores y mucha resistencia, como atestiguan muchos balcones que aún hoy se conservan.

Actualmente, la tala de pino canario en las islas (existen explotaciones fuera de Canarias) está muy controlada, se trata de una especie de gran importancia a nivel ambiental, por lo que los carpinteros y artesanos han tenido que recurrir a otras maderas de prestaciones similares entre las que destacan la riga americana (pino melis) o el iroko (morera africana).

Orígenes del balcón canario

Podemos encontrar los primeros restos de este tipo de construcción en los momentos posteriores a la conquista de las islas, no durante esta. Es decir, cuando el proceso de colonización se estabiliza y las ciudades que se fundan se hacen con un carácter permanente, y no como un simple campamento, es cuando comienza el desarrollo de la arquitectura en Canarias.

Son los colonos que llegan a las islas los que traen sus costumbres y técnicas, por tanto, es lógico afirmar que en este momento la influencia es sobre todo andaluza, y por tanto también árabe y romana. Pero no solo llegan barcos desde el sur de España, también lo hacen desde el norte, principalmente vascos, y desde otros países, por lo que la arquitectura en Canarias, y más concretamente los balcones, también incorporan otros elementos, dando lugar a un nuevo estilo que se va definiendo a lo largo del s. XVI. Será durante los dos siglos siguientes cuando esta típica estructura de madera vivirá su época de esplendor, junto con el desarrollo económico de las islas.

Como curiosidad cabe mencionar, que dentro de la arquitectura colonial latinoamericana no es difícil encontrar balcones de similares características al canario, es decir con una clara influencia árabe. Sin embargo este influencia no puede ser directa, ya que en esta época, el s.XVIII, este tipo de artes ha caído en el olvido en la Península Ibérica. Por tanto, el balcón canario se identifica en muchos estudios como un vínculo para la arquitectura colonial que se desarrolla en países como Perú o Cuba, sobre todo teniendo en cuenta que Canarias era un lugar de paso obligado para muchas de las rutas con destino a América.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *