Puertas y Frentes de Armario: Tipos y Acabados

frentes de armario y puertas

Las puertas o frentes de armario no solo sirven para poder cerrar y mantener ordenado el contenido de estos, también nos ayudarán a definir el estilo de cualquier habitación o dormitorio.

Tipos de puertas

Es común que al hablar de tipos de puertas para frentes de de armarios nos refiramos a los sistemas de apertura. En esencia hay tres tipos, cada uno de ellos con sus características, ventajas y desventajas.

  • Abatibles. Se trata del sistema más común de apertura de puertas, donde estas se abren gracias a sistemas de bisagras. Es además el tipo más económico, no solo por el coste de los herrajes, también porque la instalación es más sencilla. El principal inconveniente es que la apertura de puertas necesita de un espacio extra delante del frente, por lo que no es la mejor opción si hay limitaciones de espacio u obstáculos.
  • Puertas correderas. Los sistemas de correderas permiten que las puertas o frentes de armarios se deslicen hacia un lado u otro dejando su contenido a la vista. Una de sus principales ventajas es que no necesitan de un espacio extra para la apertura. Para los casos en los que es necesario que la puerta corra hacia una pared, y no queremos que lo haga por encima de esta, se utilizan armazones que se introducen en la pared y permiten que la puerta se introduzca. Estos armazones son demandados especialmente para vestidores.
  • Plegables. Se trata de un punto medio entre las anteriores, y sin lugar a dudas la opción menos demandada. por un lado siguen necesitando algo de espacio para su apertura y por otro no son opciones especialmente económicas.

Acabados y materiales para fabricación de frentes de armario

  • Melaminados. Se trata esencialmente de tableros aglomerados o mdf sobre los que se aplica papel melaminado. Este puede tener cualquier diseño imaginable, lo que lo convierte en la opción más polivalente. Se trata además de la opción más competitiva.
  • Madera Maciza. Es el material clásico para la fabricación de toda clase de mobiliario. Los acabados más frecuentes en este caso son los barnices y tintes, aunque hay más opciones. Existe una gran diferencia de precios en función del tipo de madera y la complejidad del diseño del frente en cuestión.
  • Lacados. En esta ocasión nos referimos a un tipo de acabado, que puede aplicarse tanto sobre la madera maciza como sobre el mdf. Es una opción a la que se recurre frecuentemente.
  • Cristal. Se trata de la opción menos común, aunque no por ello la menos deseada. En estos casos se suele combinar con otros materiales, de forma que el cristal solo ocupe parte. Rara vez el cristal es completamente transparente.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *